El Eurogrupo espera un efecto temporal del coronavirus en la economía europea

Bruselas, 17 feb (EFE).

.

- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, prevén que el impacto de la epidemia de coronavirus sobre la economía del continente sea temporal, aunque admiten que la mera incertidumbre sobre su desarrollo ya supone un problema. "Desafortunadamente no sabemos tanto como nos gustaría para estimar con claridad cual puede ser el impacto de la epidemia.

Tenemos cierta incertidumbre ahora mismo sobre el tema y la incertidumbre en sí misma no es buena para la economía", dijo el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, tras la reunión ministerial celebrada en Bruselas. "Estamos siguiendo la evolución (de la epidemia) muy de cerca.

Esperamos que sea temporal y que, como tal, tenga efectos temporales sobre nuestra economía", añadió en rueda de prensa. Los ministros han abordado la repercusión del coronavirus surgido en China en el marco de su debate sobre las previsiones económicas para la eurozona publicadas por la Comisión Europea la semana pasada, que apuntaban a la epidemia como un nuevo riesgo a la baja.

Un factor inesperado que se suma a las dudas sobre la futura relación con el Reino Unido tras el "brexit" y a las -suavizadas- tensiones comerciales entre China y EEUU, en un contexto de bajo crecimiento que se prolongará en el horizonte próximo. El crecimiento en la eurozona se estancará en el 1,2 % este año y el próximo, según la Comisión.

El temor al coronavirus, que ya está castigando a las bolsas mundiales, ha llevado a analistas, bancos y algunas autoridades públicas a rebajar a la baja sus previsiones de crecimiento, sobre todo para China y algunas economías asiáticas. "Incluso si termina pronto, la interrupción en las cadenas de suministros, los efectos sobre el comercio, el turismo y la confianza se extenderán a la economía mundial.

Cuán malo sea dependerá de cuánto dure y nadie puede saberlo, pero el primer trimestre será problemático para muchos países asiáticos", vaticinó el director gerente del fondo de rescate europeo, Klaus Regling. En otro orden de cosas, los ministros abordaron la posibilidad de que los países inyecten fondos adicionales al embrionario presupuesto para la eurozona, un instrumento que servirá para financiar reformas o inversiones destinadas a fomentar la competitividad o la convergencia entre las economías del euro.

Este mecanismo estaría dotado con 12.903 millones de euros del presupuesto de la Unión Europea para el periodo 2021-2027, de acuerdo con la última propuesta del marco financiero comunitario, que tendría que ser confirmada por los líderes europeos en su cumbre del próximo jueves.

El Eurogrupo no ha logrado cerrar un acuerdo sobre si se permitirán estas aportaciones nacionales extra, ni sobre el modo de canalizarlas, y se ha limitado a preparar el terreno para poder decidir una vez que se adopte el presupuesto 2021-2027. "Hay diferentes opiniones sobre la necesidad de contribuciones adicionales.

Si hubiera una decisión política para hacerlo, podrían usarse un acuerdo intergubernamental (..

.) u otras formas de coordinación política", dice el informe que remitirán a los líderes.

Este deja claro además que, si se hace mediante un acuerdo intergubernamental -como piden Francia y Alemania-, las contribuciones adicionales serían voluntarias para los países. "El nivel de participación (de los Estados) será absolutamente estratégico para definir la fortaleza de este nuevo instrumento presupuestario", dijo el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, quien señaló, no obstante, que primero hay que cerrar el acuerdo sobre el presupuesto plurianual.

Además, el Eurogrupo ha nombrado al finlandés Tuomas Saarenheimo presidente de su grupo de trabajo, foro que reúne a los segundos de los ministros económicos y se encarga de preparar las reuniones y llevar a cabo el grueso de las negociaciones técnicas. Saarenheimo, hasta ahora subsecretario de Estado para Asuntos Internacionales y Financieros finlandés, ocupará el cargo desde el 1 de abril por dos años en sustitución del holandés Hans Vijlbrief.

El nombramiento es un primer paso en la renovación de la cabina de mando del Eurogrupo, ya que en julio expira el mandato de Centeno. España, que ya aspiró a la presidencia con el exministro de Economía Luis de Guindos, podría volver a optar al cargo, si bien la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, aún no ha anunciado si se presentará a la elección.

"Creo que no tenemos ningún interés en entrar en este tipo de especulaciones. Yo, por mi parte, no dedico ni un segundo de mi día a pensar en estas cuestiones", dijo hoy al ser preguntada al respecto.

.